martes, 29 de junio de 2010

Coach Wooden



Mi primera gran pasión es y será el baloncesto, a pesar de mi actual penoso estado de forma (y especialmente de reflejos, sin duda algo que ver con los ordenadores) nos seguimos arrastrando por las canchas. El baloncesto es lo que más me gusta y la primera cosa que me hizo pensar que la vida es un juego, y los juegos como la vida. Esto sin duda también se aplica al poker. Viendo jugar al baloncesto se puede aprender mucho de la personalidad de una persona, de la misma forma que se puede hacer en las mesas de poker.

Coach Wooden, fallecido recientemente era una autentica leyenda del baloncesto universitario. Pero a pesar de haber ganado 10 titulos de la NCAA casi seguidos y de entrenar a leyendas como Kareem-abdul-Jabbar o Bill Walton los que lo conocieron afirman que su grandeza estaba en ser uno de esos auténticos maestros que preparaba a sus estudiantes para la vida real mucho más allá de ganar el próximo partido. Os recomiendo sin duda leer sobre John Wooden, especialmente sobre su “Pirámide del éxito” porque es sin duda uno de los gráficos más aprovechables para el deporte, negocios, la vida y por supuesto el poker…





El caso es que leyendo aquí en las Vegas una de las revistas que hay gratis en el Rio me he encontrado con este articulo de Lou Krieger en el PokerPlayer. En el Lou habla de Wooden y de cómo sus enseñanzas se pueden aplicar al poker…


Me ha gustado tanto que he pensado que merece la pena traducir esto en vez de contaros como Krusty esta volviendo locos a los guiris en las mesas de PLO (una risas de lo mejor, oiga… otro día lo contamos)


Este es el texto de Krieger sobre John Wooden, DEP…


“El éxito viene de saber que hiciste todo lo que podías haber hecho para convertirte en lo mejor que podías haber sido” Estas son las legendarias palabras del recientemente fallecido a la edad de 99 años John Wooden, el legendario entrenador de baloncesto de la universidad de UCLA.


Wooden no era un jugador de poker pero era mucho más que un entrenador de baloncesto y su sabiduría transciende cualquier deporte. Mientras que muchos lo consideraban el mejor entrenador de cualquier deporte de todos los tiempos, a Wooden le gustaba definirse como un simple profesor. Era un hombre humilde, que nunca intento estar de moda o ser lo que no era. Era una persona humilde, a la que le importaba la gente, que tenía los valores simples del medio oeste americano, y que fue un faro de luz para todos aquellos que le conocieron.


Sus palabras deben de resonar con fuerza para los jugadores de poker de la misma forma que lo hacen para los jugadores de baloncesto, empresarios y los líderes de naciones, muchos de los cuales suelen utilizar las famosas frases de John Wooden en las más variadas circunstancias.

Es lo que aprendes cuando ya lo sabes todo lo que importa” es una frase que debería de llegar hondo a cualquier persona que haya ganado un torneo de poker y se ha pensado ha sido solo sus habilidades lo que han hecho posible su triunfo. Las palabras de Wooden también deberían de llegar a puerto para cualquier persona que haya tenido una gran sesión de cash y se ha ido para casa pensando que es el mejor jugador del mundo a pesar de que necesitó un milagro en forma de 3 outer en el river para llevarse un bote inmenso en el que para empezar jamás debió de estar involucrado.


Pero para los jugadores que sufren días negativos a pesar de haber jugado bien debe de ofrecer consejo y consuelo la frase de Wooden “El éxito nunca es definitivo, el fracaso nunca es permanente. Es tú valor lo que importa”. De la misma forma que la observación de Wooden “Las cosas suceden de la mejor forma para la gente que saca lo mejor de cómo suceden las cosas nos dice que sin haber jugado nunca una mano de poker John Wooden sabia que hay que jugar las manos según nos las da la vida.


Si el entrenador John Wooden hubiera sido un jugador de poker, nunca habría contado un bad beat, nunca le habría echado la culpa al dealer de una mala racha, o hubiera insultado al donkey de la mesa que acababa de ganarle un bote con un milagro runner-runner. Para él todo consistía en ser responsable de uno mismo y en tener personalidad


Debes de estar más preocupado por tu personalidad que de tu reputación, porque tu personalidad es quien eres en realidad, mientras que tu reputación no es más que lo que los demás piensan de ti

Es una frase que nos habla directamente a los jugadores de poker que saben que en la mesa todo lo que tenemos es nuestro carácter y nuestra reputación.


Wooden reconocía la importancia de conocerse a uno mismo, y el hecho de que los jugadores de poker –y todo el mundo- nunca debemos de dejar de aprender El fracaso no es definitivo, pero fracasar a la hora de cambiar lo puede ser


Dijo Coach Wooden, así como la gran frase “Fallar al prepararse es prepararse para fallar”


Durante sus 99 años en la tierra, a pesar de conseguir más de lo que muchos soñamos, y de obtener records que probablemente nunca sean igualados, como ganar 10 títulos de la NCAA, 7 de ellos consecutivos, Wooden sabia que hasta los mejores de nosotros somos solo humanos y no superhéroes.


No dejemos que lo que no podemos hacer interfiera con lo que si podemos” lo cual es sin duda su forma personal de interpretar el adage de “pride goeth befote the fall”


El nos dijo “El talento nos lo da dios. Se humilde. La fama nos la da la gente. Se agradecido. El ser engreidos nos lo damos nosotros. Ten cuidado


En las canchas de baloncesto, como en la vida, nos aconsejaba con estas enigmáticas palabras


Se rápido, pero no tengas prisa

2 comentarios:

Wizard_86 dijo...

En el Hall of Fame de Springfield hay un apartado en el que sale "Coach Wooden" y alguna de sus frases y se te ponen los pelos de punta!!!

Periquillo dijo...

Un puto crack. Tú no, coño, el Wooden.

blogger templates | Make Money Online